SITE SLOGAN

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Inicio Noticias CGP Homologación Discurso de la Comisionada Jefe Alida Noriega, de la Policía Estadal de Sucre, en el acto de entrega de los nuevos rangos policiales de acuerdo a la Ley del Estatuto de la Función Policial por el órgano rector en materia policial.

Discurso de la Comisionada Jefe Alida Noriega, de la Policía Estadal de Sucre, en el acto de entrega de los nuevos rangos policiales de acuerdo a la Ley del Estatuto de la Función Policial por el órgano rector en materia policial.

DiscursoPalabras de la Comisionada Jefe Alida Noriega de la Policía del Estado Sucre

Buenos días a los miembros del presidio. Saludos al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, a quien deseamos una pronta recuperación. Buenos días compañeras y compañeros.


Nunca imaginé lo difícil que se me haría alcanzar la meta deseada pues, en el estado Sucre -en la época en que comencé-, que difícil era para una mujer policía ascender y sobre todo si trabajaba en la ciudad de Carúpano y no en la ciudad de Cumaná. Generalmente ascendían los funcionarios que laboraban en el Comando General y los que tenían una buena palanca política ascendían todos los años. Para yo lograr la jerarquía de Distinguido pasaron 6 años y para obtener la de cabo primero pasaron 5 años más. Siempre cumpliendo mi trabajo con ética policial, con muchos valores y principios.


“En ocasiones los compañeros me decían tú te portas bien y no eres tomada en cuenta, hay que portarse mal, pues es la mala conducta la que premian”. Siempre les dije: “No, algún día vendrá alguien que valore mi desempeño policial”. En el año 1998, cuando ya era sargento segundo, me dieron la oportunidad que esperaba de ir a la escuela de oficiales para nivelarme como oficial.

Continúe ascendiendo según el tiempo estipulado en la Policía del Estado Sucre para cada grado, o jerarquía. A la par de esto estudié en el Instituto Universitario de la Policía Metropolitana y me gradué de licenciada en Ciencias Policiales, mención Seguridad y Orden Público. En ese momento muchos superiores que nunca quisieron estudiar me criticaban y decían: “Ahora Alida, estudiando más para policía. ¿Tú no te cansas? ”. Puede que en mi relato se vean reflejadas muchas funcionarias policiales, que tuvimos la necesidad de dejar a nuestros hijos recién nacidos en la casa para salir día a día a cumplir con la misión encomendada, con los senos llenos de esa importante savia materna necesaria para alimentar al bebé y que teníamos en muchas oportunidades que botar pues nuestros jefes no nos concedían el permiso para ir a darle el pecho a nuestros hijos.

Agradezco la posibilidad de dirigirme a ustedes en un día tan significativo como el de hoy. Siempre pensé que los que crearon la policía no pensaron que las mujeres tendríamos capacidad para trabajar en ella, pues desde el mismo momento que ingresamos nos ponían trabas. En los comandos no existían dormitorios para femeninas, baños acordes con nuestra condición, nos mandaban a los peores servicios. Me daba mucho coraje ir a los procedimientos con compañeros a quienes sólo les gustaba maltratar a los ciudadanos y cuando yo, siendo subalterna, les hacía sugerencias sobre que a mí no me parecía correcto su proceder, se molestaban. Incluso, me cambiaron muchas veces, buscando la manera de que me fuese de baja, pero nada me amilanó. Seguí para adelante, siempre pidiéndole a Dios y a la Virgencita del Carmen que me ayudaran a seguir el camino y cuando el Comandante Presidente Hugo Chávez, llegó a la Presidencia nació la preocupación por cambiarle la imagen a la policía.


En el 2008 nuestro comandante Presidente Hugo Chávez aprobó el decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana (LOSPCPNB), demostrando que la más ferviente voluntad política del Gobierno Bolivariano de proseguir con la consecución de los logros en pro de la comunidad policial y del pueblo que demanda cambios radicales en las diferentes instituciones policiales.


Fue en julio de 2009 cuando formalmente se instaló el Consejo General de Policía, oficializado según Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela 39.211 de fecha 1 de julio del 2009, instituido el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana. Es una instancia de participación y asesoría que contribuye a difundir, planificar y coordinar las políticas públicas en materia de servicio policial, en el desempeño profesional del policía, siendo éste un gran logro para los funcionarios policiales.


En el Nuevo Modelo Policial la institución tiene el deber de velar por la seguridad y la tranquilidad de nuestra población sin discriminar a las personas, fundadas en el origen étnico, el color de piel, el sexo, el credo, la orientación sexual, garantizar que no se menoscaben o se anulen, el reconocimiento al derecho o ejercicios en las mismas condiciones y libertades para todos por igual.


Es una policía armada, pero cuyas armas jamás se usarán en contra del pueblo, por el contrario serán para resguardarlo. Es una institución obediente pero que no ejecuta órdenes que permitan la práctica de acciones que no sean lícitas o que lesionen o perjudiquen los derechos humanos que están garantizados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. La policía está sujeta al respeto y la disciplina es voluntaria, con lo cual se sostienen relaciones de respeto, solidaridad y da cumplimiento a los propósitos operativos, tácticos y estratégicos de la institución.


La policía no culpa a los pobres ni actúa para victimizarlos. Contrario a esto, ayuda a los sectores populares debido a que son los más afectados por la violencia y crea mecanismos de armonía y de investigación para prevenir y lograr que se alcancen los derechos en todos los aspectos de la vida de los más necesitados. Resuelve conflictos por medios no violentos, utiliza dispositivos de intervención y acuerdo concibiendo una cultura de paz y una tradición de solución de conflictos por medio de las comunidades e institucionales, usa la fuerza de forma progresiva y diferenciada solo si es necesario y para resguardar los derechos.


La policía promueve la participación protagónica del pueblo y forma mecanismos que ayudan con la autorregulación de la comunidad controlando y previniendo hechos que puedan generar inseguridad y violencia que se traduzcan en amenazas, vulnerabilidad y riesgo contra la integridad física de las personas, sus propiedades, el disfrute de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes.


Este modelo policial va de frente contra el delito, siempre apegado al Estado de Derecho, respetando los derechos humanos y haciendo uso progresivo y diferenciado de la fuerza policial sólo cuando ésta sea necesaria según sean los niveles de resistencia de la ciudadana o ciudadano y ajustados a lo legal, utilizando el arma de fuego sólo en circunstancias extremas, como una reacción al ejercicio de una fuerza letal y para la defensa de su propia vida o de terceros ante una agresión ilegítima y atendiendo a los principios de necesidad.


Es un órgano auxiliar del sistema de justicia penal y coopera como institución, de modo profesional, con los otros órganos de la administración de justicia aportando elementos precisos para que los hechos delictivos no queden impunes. La honestidad, la probidad y la articulación son principios con los que se presta el servicio de auxilio al sistema penal.


Cree en el proceso de rendición de cuentas al pueblo en general y a las instituciones en particular. Lo cual supone planificación, supervisión y evaluación de la gestión y el desempeño policial, conforme a los principios de transparencia, periodicidad, responsabilidad individual por actos de servicio, considerando la adopción de estándares, el balance entre la supervisión interna y externa y la participación de la comunidad, en función de la adecuación del desempeño policial a las normas jurídicas.


Utiliza como base para la asignación de cargos, ascensos, transferencias y otras situaciones administrativas de los funcionarios y las funcionarias de Carrera Policial, la calificación de servicio. La calificación consiste en la evaluación de las condiciones éticas, profesionales, técnicas, físicas y psicológicas de la funcionaria o funcionario que lo acrediten para la obtención de una determinada asignación.


La primera vez que en el estado Sucre se conoció de la Practiguia Número 3, que trata lo referente a la Homologación y Reclasificación, causó revuelo dentro del ámbito policial. Los funcionarios se mostraban un poco incrédulos, se preguntaban si esto se daría algún día, empezó a correr la alegría y la esperanza dentro de organización y creo que esto sucedió a nivel nacional. Por fin se acabarían los paradigmas adoptados desde mucho tiempo atrás.


Se haría justicia. Esta posibilidad de que se diera el proceso de homologación y adecuación para los cuerpos policiales, nos abrió las puertas a todas las funcionarias y funcionarios policiales a que se nos tomara en cuenta nuestro tiempo de servicio, el sacrificio con el cual estudiamos y que nos fuimos preparando para cuando llegara este día tan esperado por todos pero odiado por otros, por los que nunca se preocuparon para estudiar y para irse superando, pues se conformaron con mandar y humillar, muchos que no salían de vacaciones por temor a que les quitaran los cargos de alta gerencia, los que no dejaban que los subalternos estudiaran por temor a que estos los superaran.

Gracias a este nuevo modelo policial se realizó en toda Venezuela un proceso de homologación de rangos y jerarquías a 80 mil policías, y que llevó adelante el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia, que mejorará las condiciones de los funcionarios policiales ya que según investigaciones previas se constató que en algunas policías existían dos rangos y en otras 19 jerarquías. Hoy en día se establecen 9 niveles para todas las policías tanto Nacional, estadal como municipal .


Cuando por fin llegó este día, todos concurrimos a consignar los documentos que nos exigían, a llenar las planillas y a esperar a que el Consejo General de Policía nos informara para la presentación de la tan ansiada prueba de competencias. El personal subalterno se me acercaba para que los ayudara o les enseñara como llenar la tabla para saber en qué nivel debían presentar.


El día llegó y fue todo un acontecimiento. Por todas partes no se hacía más que hablar de la prueba, era algo que aún no se creía, ya yo sabía que presentaría en el nivel Estratégico, para optar por el rango de Comisionado Jefe y lo mantuve, para alegría de muchos y tristeza de otros que nunca se imaginaron que yo los superaría algún día. Pensé, al igual que otros compañeros y compañeras, que por fin se hacía justicia. Ya no basta tener alguna palanca política, no es que le caigas mal a alguien y te tranquen tus ganas de llegar a la meta deseada.


Se trata de que reúnas todas los condiciones que se exigen en este nuevo modelo policía, como son el nivel de educación formal, los años de servicio en la carrera policial, tiempo y tipo de formación policial y presentar la prueba de competencia. El Consejo General de Policía realizó una ardua labor al revisar toda la data presentada por los 80.000 policías. Todos estábamos esperando la publicación de las listas para conocer en qué nivel quedamos y cual fue nuestro rango. Muchos se mostraron impacientes sin analizar la mística de trabajo con las que estas personas que están al frente del Consejo lo realizaban, también nos crearon la página de Facebook, mediante la cual mantenemos el contacto todas las funcionarias y funcionarios policiales a nivel nacional y por medio de la cual nos hemos dado a conocer. ¡Vamos a mantenerla activa!


Agradezcamos a todas las personas que pusieron su granito de arena para la consecución de este logro, al ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia, ciudadano Tareck El Aissami; el viceministro del Sistema Integrado de Policía, Edgar Barrientos, a la consejera y secretaria Ejecutiva del Consejo General de Policía, ciudadana Soraya Beatriz El Achkar, al coordinador Nacional del Proceso de Homologación y Reclasificación de Rangos del Consejo General de Policía, comisario Francisco Mora, a Nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez. Pero, sobre todo, a Dios y a la Virgen del Carmen, que siempre nos está protegiendo y dándonos sus bendiciones



A todas y todos muchas gracias,


Buenos días a los miembros del presidio. Saludos al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, a quien deseamos una pronta recuperación. Buenos días compañeras y compañeros.

Nunca imaginé lo difícil que se me haría alcanzar la meta deseada pues, en el estado Sucre -en la época en que comencé-, que difícil era para una mujer policía ascender y sobre todo si trabajaba en la ciudad de Carúpano y no en la ciudad de Cumaná. Generalmente ascendían los funcionarios que laboraban en el Comando General y los que tenían una buena palanca política ascendían todos los años. Para yo lograr la jerarquía de Distinguido pasaron 6 años y para obtener la de cabo primero pasaron 5 años más. Siempre cumpliendo mi trabajo con ética policial, con muchos valores y principios.

“En ocasiones los compañeros me decían tú te portas bien y no eres tomada en cuenta, hay que portarse mal, pues es la mala conducta la que premian”. Siempre les dije: “No, algún día vendrá alguien que valore mi desempeño policial”. En el año 1998, cuando ya era sargento segundo, me dieron la oportunidad que esperaba de ir a la escuela de oficiales para nivelarme como oficial.

Continúe ascendiendo según el tiempo estipulado en la Policía del Estado Sucre para cada grado, o jerarquía. A la par de esto estudié en el Instituto Universitario de la Policía Metropolitana y me gradué de licenciada en Ciencias Policiales, mención Seguridad y Orden Público. En ese momento muchos superiores que nunca quisieron estudiar me criticaban y decían: “Ahora Alida, estudiando más para policía. ¿Tú no te cansas? ”. Puede que en mi relato se vean reflejadas muchas funcionarias policiales, que tuvimos la necesidad de dejar a nuestros hijos recién nacidos en la casa para salir día a día a cumplir con la misión encomendada, con los senos llenos de esa importante savia materna necesaria para alimentar al bebé y que teníamos en muchas oportunidades que botar pues nuestros jefes no nos concedían el permiso para ir a darle el pecho a nuestros hijos.

Agradezco la posibilidad de dirigirme a ustedes en un día tan significativo como el de hoy. Siempre pensé que los que crearon la policía no pensaron que las mujeres tendríamos capacidad para trabajar en ella, pues desde el mismo momento que ingresamos nos ponían trabas. En los comandos no existían dormitorios para femeninas, baños acordes con nuestra condición, nos mandaban a los peores servicios. Me daba mucho coraje ir a los procedimientos con compañeros a quienes sólo les gustaba maltratar a los ciudadanos y cuando yo, siendo subalterna, les hacía sugerencias sobre que a mí no me parecía correcto su proceder, se molestaban. Incluso, me cambiaron muchas veces, buscando la manera de que me fuese de baja, pero nada me amilanó. Seguí para adelante, siempre pidiéndole a Dios y a la Virgencita del Carmen que me ayudaran a seguir el camino y cuando el Comandante Presidente Hugo Chávez, llegó a la Presidencia nació la preocupación por cambiarle la imagen a la policía.


En el 2008 nuestro comandante Presidente Hugo Chávez aprobó el decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana (LOSPCPNB), demostrando que la más ferviente voluntad política del Gobierno Bolivariano de proseguir con la consecución de los logros en pro de la comunidad policial y del pueblo que demanda cambios radicales en las diferentes instituciones policiales.


Fue en julio de 2009 cuando formalmente se instaló el Consejo General de Policía, oficializado según Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela 39.211 de fecha 1 de julio del 2009, instituido el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana. Es una instancia de participación y asesoría que contribuye a difundir, planificar y coordinar las políticas públicas en materia de servicio policial, en el desempeño profesional del policía, siendo éste un gran logro para los funcionarios policiales.


En el Nuevo Modelo Policial la institución tiene el deber de velar por la seguridad y la tranquilidad de nuestra población sin discriminar a las personas, fundadas en el origen étnico, el color de piel, el sexo, el credo, la orientación sexual, garantizar que no se menoscaben o se anulen, el reconocimiento al derecho o ejercicios en las mismas condiciones y libertades para todos por igual.


Es una policía armada, pero cuyas armas jamás se usarán en contra del pueblo, por el contrario serán para resguardarlo. Es una institución obediente pero que no ejecuta órdenes que permitan la práctica de acciones que no sean lícitas o que lesionen o perjudiquen los derechos humanos que están garantizados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. La policía está sujeta al respeto y la disciplina es voluntaria, con lo cual se sostienen relaciones de respeto, solidaridad y da cumplimiento a los propósitos operativos, tácticos y estratégicos de la institución.


La policía no culpa a los pobres ni actúa para victimizarlos. Contrario a esto, ayuda a los sectores populares debido a que son los más afectados por la violencia y crea mecanismos de armonía y de investigación para prevenir y lograr que se alcancen los derechos en todos los aspectos de la vida de los más necesitados. Resuelve conflictos por medios no violentos, utiliza dispositivos de intervención y acuerdo concibiendo una cultura de paz y una tradición de solución de conflictos por medio de las comunidades e institucionales, usa la fuerza de forma progresiva y diferenciada solo si es necesario y para resguardar los derechos.


La policía promueve la participación protagónica del pueblo y forma mecanismos que ayudan con la autorregulación de la comunidad controlando y previniendo hechos que puedan generar inseguridad y violencia que se traduzcan en amenazas, vulnerabilidad y riesgo contra la integridad física de las personas, sus propiedades, el disfrute de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes.


Este modelo policial va de frente contra el delito, siempre apegado al Estado de Derecho, respetando los derechos humanos y haciendo uso progresivo y diferenciado de la fuerza policial sólo cuando ésta sea necesaria según sean los niveles de resistencia de la ciudadana o ciudadano y ajustados a lo legal, utilizando el arma de fuego sólo en circunstancias extremas, como una reacción al ejercicio de una fuerza letal y para la defensa de su propia vida o de terceros ante una agresión ilegítima y atendiendo a los principios de necesidad.


Es un órgano auxiliar del sistema de justicia penal y coopera como institución, de modo profesional, con los otros órganos de la administración de justicia aportando elementos precisos para que los hechos delictivos no queden impunes. La honestidad, la probidad y la articulación son principios con los que se presta el servicio de auxilio al sistema penal.


Cree en el proceso de rendición de cuentas al pueblo en general y a las instituciones en particular. Lo cual supone planificación, supervisión y evaluación de la gestión y el desempeño policial, conforme a los principios de transparencia, periodicidad, responsabilidad individual por actos de servicio, considerando la adopción de estándares, el balance entre la supervisión interna y externa y la participación de la comunidad, en función de la adecuación del desempeño policial a las normas jurídicas.


Utiliza como base para la asignación de cargos, ascensos, transferencias y otras situaciones administrativas de los funcionarios y las funcionarias de Carrera Policial, la calificación de servicio. La calificación consiste en la evaluación de las condiciones éticas, profesionales, técnicas, físicas y psicológicas de la funcionaria o funcionario que lo acrediten para la obtención de una determinada asignación.


La primera vez que en el estado Sucre se conoció de la Practiguia Número 3, que trata lo referente a la Homologación y Reclasificación, causó revuelo dentro del ámbito policial. Los funcionarios se mostraban un poco incrédulos, se preguntaban si esto se daría algún día, empezó a correr la alegría y la esperanza dentro de organización y creo que esto sucedió a nivel nacional. Por fin se acabarían los paradigmas adoptados desde mucho tiempo atrás.


Se haría justicia. Esta posibilidad de que se diera el proceso de homologación y adecuación para los cuerpos policiales, nos abrió las puertas a todas las funcionarias y funcionarios policiales a que se nos tomara en cuenta nuestro tiempo de servicio, el sacrificio con el cual estudiamos y que nos fuimos preparando para cuando llegara este día tan esperado por todos pero odiado por otros, por los que nunca se preocuparon para estudiar y para irse superando, pues se conformaron con mandar y humillar, muchos que no salían de vacaciones por temor a que les quitaran los cargos de alta gerencia, los que no dejaban que los subalternos estudiaran por temor a que estos los superaran.

Gracias a este nuevo modelo policial se realizó en toda Venezuela un proceso de homologación de rangos y jerarquías a 80 mil policías, y que llevó adelante el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia, que mejorará las condiciones de los funcionarios policiales ya que según investigaciones previas se constató que en algunas policías existían dos rangos y en otras 19 jerarquías. Hoy en día se establecen 9 niveles para todas las policías tanto Nacional, estadal como municipal .


Cuando por fin llegó este día, todos concurrimos a consignar los documentos que nos exigían, a llenar las planillas y a esperar a que el Consejo General de Policía nos informara para la presentación de la tan ansiada prueba de competencias. El personal subalterno se me acercaba para que los ayudara o les enseñara como llenar la tabla para saber en qué nivel debían presentar.


El día llegó y fue todo un acontecimiento. Por todas partes no se hacía más que hablar de la prueba, era algo que aún no se creía, ya yo sabía que presentaría en el nivel Estratégico, para optar por el rango de Comisionado Jefe y lo mantuve, para alegría de muchos y tristeza de otros que nunca se imaginaron que yo los superaría algún día. Pensé, al igual que otros compañeros y compañeras, que por fin se hacía justicia. Ya no basta tener alguna palanca política, no es que le caigas mal a alguien y te tranquen tus ganas de llegar a la meta deseada.


Se trata de que reúnas todas los condiciones que se exigen en este nuevo modelo policía, como son el nivel de educación formal, los años de servicio en la carrera policial, tiempo y tipo de formación policial y presentar la prueba de competencia. El Consejo General de Policía realizó una ardua labor al revisar toda la data presentada por los 80.000 policías. Todos estábamos esperando la publicación de las listas para conocer en qué nivel quedamos y cual fue nuestro rango. Muchos se mostraron impacientes sin analizar la mística de trabajo con las que estas personas que están al frente del Consejo lo realizaban, también nos crearon la página de Facebook, mediante la cual mantenemos el contacto todas las funcionarias y funcionarios policiales a nivel nacional y por medio de la cual nos hemos dado a conocer. ¡Vamos a mantenerla activa!


Agradezcamos a todas las personas que pusieron su granito de arena para la consecución de este logro, al ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia, ciudadano Tareck El Aissami; el viceministro del Sistema Integrado de Policía, Edgar Barrientos, a la consejera y secretaria Ejecutiva del Consejo General de Policía, ciudadana Soraya Beatriz El Achkar, al coordinador Nacional del Proceso de Homologación y Reclasificación de Rangos del Consejo General de Policía, comisario Francisco Mora, a Nuestro Comandante Presidente Hugo Chávez. Pero, sobre todo, a Dios y a la Virgen del Carmen, que siempre nos está protegiendo y dándonos sus bendiciones



A todas y todos muchas gracias,

 


patriasegura

 

 

 
banner homologacion


Plan de Conviovencia 180x250pxbanner a toda vida03
banner unes

 

color:silver;